Cómo cambiar a mi perro del pienso a la dieta natural: consejos

Si estás pensando en cambiar a tu perro del pienso a una dieta natural, en este artículo vamos a tratar de exponer algunos consejos para que la transición sea lo más suave posible.

Quizás hayas leído ya mucha información sobre cómo pasar del pienso a una dieta natural en internet, foros, revistas especializadas, etc. ¿Te preocupa cómo hacer el cambio? ¿Por dónde empezar? ¿Cómo hacer el cambio lo mejor posible para tu perro?

Si es tu caso, no te preocupes, todos los que hemos dado este gran paso nos hemos hecho las mismas preguntas. Sin embargo, verás que el cambio del pienso a la dieta natural deshidratada tendrá numerosos beneficios para la salud y bienestar de tu perro.

En este post, vamos a hablar sobre el cambio del pienso a la dieta natural deshidratada. Para ello, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos y seguir estos consejos para que la transición sea lo más suave posible, especialmente si tu perro tiene digestiones delicadas.

 

Cambio rápido, pero no siempre

Son muchos los expertos que aconsejan que este cambio se realice de un día para otro cuando el perro no tiene ningún tipo de complicación o dolencia. La principal razón es que los piensos y la comida natural deshidratada se digieren a ritmos muy diferentes y no es recomendable mezclarlos. 

Si bien, podemos hacerlo no tan drásticamente si tu perro tiene el estómago sensible o es mayor, realizando una transición controlada. Para hacerlo, durante un período de 5 a 7 días, divide la ración diaria en dos tomas; 50% de la comida anterior y  50% de la comida natural deshidratada, pero sírvelas por separado, nunca mezcladas en la misma toma, esperando un mínimo de entre 8 y 12 horas después de servir la comida convencional (pienso) y de 4 a 6 horas después de servir la comida natural deshidratada para asegurar la completa digestión.

Verás cambios durante la transición

El estómago de muchos perros, sobre todo los que han sido alimentados con piensos o latas convencionales durante mucho tiempo tiene una flora intestinal muy pobre y necesita pasar por un período de adaptación más largo. Durante la primera semana de la transición es posible que tu perro deposite heces más líquidas de lo normal o incluso tenga algún vómito, ¡es normal! Esto es síntoma de que el tracto intestinal se está acostumbrando a las nuevas bacterias «buenas», importantes para una flora intestinal sana y por tanto un sistema inmunitario fuerte.

No olvides proporcionar agua abundante durante estos días, evita realizar este cambio si estás dando a tu perro antibióticos y, si se prolongara más allá de lo normal, visita a tu veterinario, ya que puede tratarse de otra complicación.

Pasado este tiempo uno de los cambios que observarás será que las heces se endurecen y reducen su tamaño y olor, esto es síntoma de que hay un mayor aprovechamiento de los nutrientes. Durante las primeras semanas pueden aparecer algunos ingredientes en las heces, como la piel de la zanahoria o el tomate, algunos granos de arroz integral…son las fuentes de fibra y es algo totalmente normal.

También observaremos que nuestro perro acude menos veces al bebedero, ya que al tomar su ración diaria de comida natural se está hidratando.

 

Algunos trucos para ayudar a restablecer su flora intestinal

Añade un poco de tripa verde, yogur natural con bífidus, un suplemento probiótico o kéfir a la ración diaria de comida natural deshidatada. Esto ayudará a reestablecer la flora intestinal de manera más rápida.

Otro truco extra que ayudará a restablecer la flora intestinal de tu perro y evitar diarreas consiste en hidratar el alimento deshidratado con caldo de cocción de zanahorias en lugar de con agua. Este caldo, también llamado “sopa de moro”, consiste en cocer medio kilo de zanahorias en un litro de agua durante una hora. Al finalizar la cocción se tritura todo. Los betaglucanos de la cocción de zanahorias refuerzan las células del intestino. Si quieres leer más información acerca de este remedio natural y casero te recomendamos leer este artículo.

Variedad sí, pero no tan rápido 

Aunque es necesario que la dieta sea lo más variada posible, durante un mes aproximadamente es recomendable dar solo una variedad. Esto proporcionará a su sistema digestivo el tiempo suficiente para adaptarse antes de introducir nuevas variedades. Puedes elegir entre nuestras variedades de vacuno Wagyu, pollo o pavo, todas ellas monoproteicas.  

El ayuno, una opción a tener en cuenta

Una opción antes de realizar la transición es que nuestro perro ayune durante un día. De esta manera conseguimos que su tracto intestinal se vacíe completamente del pienso que estaba tomando, y se predisponga a acoger la nueva comida natural.

Ten en cuenta que si estamos hablando de un cachorro o una hembra gestante o en período de lactancia el ayuno no es recomendable. Si quieres más información de cómo alimentar a un cachorro, te recomendamos este post

La paciencia es la madre de todas las ciencias

Los cambios siempre son estresantes para todos, ante ellos, muchas veces nosotros mismos nos ponemos tensos y dudamos. ¡Cuidado!

Nuestros perros pueden sentir muchas veces nuestra preocupación y podemos enviarles sin querer un mensaje de tensión y preocupación que, finalmente, le disuada de comer con calma y a gusto, o le cree un estrés que no tenga por origen la nueva comida natural deshidratada sino nuestra propia preocupación por su cambio de alimentación. Muéstrate tranquilo/a y optimista por el cambio a la comida natural deshidratada y ya verás como tu perro estará igual de tranquilo y feliz!

Con estas ideas esperamos haber podido ayudarte con el cambio a la comida natural deshidratada. ¡Enhorabuena por tu elección! Tu perro es uno más de familia, aliméntalo como se merece.  Cualquier duda o consulta, no dudes en escribirnos a vet@altudog.com

One Reply to “Cómo cambiar a mi perro del pienso a la dieta natural: consejos”

  1. HOLA BUEN DÍA, TENEMOS PERRITOS PUG DE 6,4,3,Y 2 AÑOS TODO EL TIEMPO HAN COMIDO CROQUETAS (BENEFUL) , NOS GUSTARÍA PASARLOS A LA DIETA BARF, PODRÍAN ORIENTARNOS POR FAVOR, GRACIAS DE ANTEMANO, VIVIMOS EN UNA CIUDAD DE MÉXICO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.