El ajo: ¿es tóxico para los perros?

¡NO! El ajo no es tóxico para los perros, de hecho, en la dosis necesaria tiene un extraordinario efecto antiparasitario a nivel interno y externo, entre muchos otros beneficios.

Lo primero que queremos aclarar es que la toxicidad del ajo para los perros está directamente relacionada con la cantidad ingerida. Porque el ajo no es malo en sí mismo, pero puede convertirse en un alimento peligroso si un perro come más de lo recomendado, dependiendo de su tamaño.

El ajo es una verdura de la familia allium. Todos hemos oído hablar de la toxicidad de las cebollas en los perros debido a un componente llamado tiosulfato que, en grandes dosis, puede dañar las células del cuerpo y causar anemia. Ahora, para que esto suceda, el perro tendría que ingerir 0,5% de su peso corporal en cebolla, lo que significa que un perro de 30 kg tendría que comer 150 g de cebolla al día. El ajo contiene este mismo componente, pero en dosis mucho más pequeñas, por lo tanto, para volverse tóxico, un perro debería comer grandes cantidades de ajo diariamente.

Nos gustaría referirnos a varios estudios clínicos e informes que confirman que el ajo tiene más beneficios para los perros que desventajas. La dosis diaria de ajo que un perro debe tomar para intoxicarse es tan alta que no tendría sentido que un dueño se la diera a su perro.

El Instituto de Farmacología y Toxicología Veterinaria de la Universidad de Zurich publicó en 2006 una dosis tóxica para perros y gatos de 5 gramos de ajo por kilogramo de peso corporal por día. Un diente de ajo pesa entre 2 y 3 gramos. La cantidad de ajo en los menús de AltuDog es mucho menor a las dosis denominadas como tóxicas, por lo que no existe en ningún caso riesgo de toxicidad.

Esta dosis tiene efectos beneficiosos en la salud de nuestros perros, de lo contrario, nuestros expertos en nutrición veterinaria NUNCA habrían incluido ajo en nuestros menús. El beneficio más conocido del ajo para la salud de nuestros perros es su gran efecto antiparasitario. En lugar de dar a nuestros perros antiparasitarios basados ​​en productos químicos nocivos para la salud, una pequeña dosis diaria de ajo tiene el mismo efecto durante todo el año, evitando así pulgas, garrapatas y otros parásitos de manera natural y sin dañar la salud de nuestro perro.

El Instituto de Toxicología Veterinaria de la Universidad de Zúrich (Prof. Dr. Nägeli) afirma: «El aporte de ajo puede ser beneficiosa para la salud de los perros. ¡Aquí se recomienda una dosis de 4 g por perro mediano por día de ajo fresco! Y de nuevo menciono que nunca he tenido que tratar con ningún veterinario ningún caso relacionado con la intoxicación por ajo.”

Para que el ajo sea efectivo como antiparasitario no es necesario dar mucha cantidad.

«La Sra. Krukemeyer (veterinaria) también opinó sobre la supuesta toxicidad del ajo en los perros: «En más de 20 años de actividad veterinaria, nunca he visto ningún caso de intoxicación por cebolla o ajo ni entre mis pacientes ni entre los de mis compañeros de trabajo. El envenenamiento por tiosulfato solo puede ocurrir con 40 g por cada kilo de peso del perro, o lo que es lo mismo 1,4 kg (!) de cebollas al día en el caso de un perro de 35 kg. Por lo tanto, con ajo, la dosis tóxica debería ser considerablemente más alta. ¿Quién le da tantos kilos de ajo a su perro? Respete la dosis, evite las sobredosis, y entonces el ajo solo tendrá beneficios y no será tóxico. »

En medicina humana y, cada vez más, en animales, se recomienda el consumo habitual de ajo como parte de una dieta saludable.

El ajo tiene innumerables propiedades beneficiosas para el cuerpo:

  • Agente antiplaquetario: evita que las plaquetas de la sangre formen coágulos y también actúa como fibrinolítico (cancela la fibrina, que es la proteína que forma los coágulos de sangre). De esta manera, es posible aumentar la fluidez en la sangre y se recomienda en caso de embolia, trombosis …
  • Hipoglucemia: el ajo normaliza el nivel de glucosa y, por lo tanto, es beneficioso para diabéticos y personas obesas.
  • Antibiótico y antiséptico general: el ajo también tiene una acción antibiótica contra varios microorganismos (Escherichia coli, Salmonella
    typhimurium, estafilococos y estreptococos, varios hongos y otros virus). El poder bactericida del ajo en el tracto intestinal es selectivo. Por lo tanto, a diferencia de los antibióticos sintéticos, regula la flora intestinal y no la destruye porque actúa solo sobre bacterias patógenas.
  • Estimula las defensas: el ajo aumenta la actividad de las células defensivas del cuerpo, estimulando así la respuesta inmune y ayudando al sistema inmunológico del cuerpo a resistir las infecciones.
  • Anticancerígeno: los estudios han demostrado que el ajo bloquea la formación de cánceres potentes.
  • Antiparasitario: el ajo actúa contra los parásitos
  • intestinales.
  • Purificador: el ajo activa las reacciones químicas del metabolismo y promueve los procesos de excreción de desechos.

Con toda esta información, le recomendamos que estudie los beneficios del ajo en fuentes clínicas y de confianza.

One Reply to “El ajo: ¿es tóxico para los perros?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.