¿Cómo darle de comer huesos a mi perro?

Cualquier persona que tenga un compañero de cuatro patas seguro que se ha hecho alguna vez la pregunta de “¿Cómo darle de comer huesos a mi perro?” Los dibujos animados, películas o, incluso, los propios juguetes para peludos nos recuerdan ese amor de los canes por los huesos.

Pero ojo, aunque es cierto que a nuestros colegas peludos les encantan; no todos los huesos son buenos para ellos. Además, muchos perros no saben cómo comerlos y, es posible que tengamos que enseñarles cómo hacerlo para que pueda disfrutar de ellos.

Por cierto, ¿sabes que hay varios tipos de huesos? No escogeremos el mismo para dárselo como comida que para tenerlo entretenido. Del mismo modo, encontrar el tamaño adecuado es esencial para garantizar la seguridad del can. ¡No podemos darle el mismo a un perrete grande que para uno pequeño!

Aclaramos estos y otros muchos concepto en este post. Te contamos qué tipos de huesos se le pueden dar a un perro y te enseñamos a diferenciar los comestibles de los recreativos, contándote cuáles son adecuados para perros grandes y pequeños.

¿Qué tipos de huesos se le pueden dar a un perro?

Podemos dar a nuestro perro huesos de casi cualquier animal. Pero con el pollo, pavo y ternera deberíamos tener más que suficiente para una dieta sana y equilibrada.

Es importante diferenciar que existen dos grandes clasificaciones dentro de los huesos que podemos dar a nuestro perro, los comestibles y los recreativos. Más tarde veremos con calma qué caracteriza a cada uno de ellos.

Lo primero que tenemos que tener en mente si queremos darle huesos a un perro es que siempre tienen que estar crudos. Muchos dueños tienden a darle a su mascota el sobrante de, por ejemplo, unas alitas de pollo o costillas que acaban de comer desconociendo el riesgo para su salud.

Al morderlos, los huesos cocinados se rompen de una forma diferente. Esto se debe a que han perdido su elasticidad en el proceso de cocción. Como resultado, pueden presentar astillas que pueden suponer un riesgo para nuestra mascota.

El segundo punto que tenemos que tener en cuenta a la hora de escoger el hueso adecuado para nuestro perrete es que tiene que ser carnoso. Es decir, que la mitad de su peso sea carne y la otra mitad hueso. Un buen ejemplo es un contramuslo o una alita de pollo.

Por otro lado, escoger el tamaño adecuado para nuestro perro es esencial. Es decir, tiene que ser siempre un hueso que no se pueda tragar entero. Como veremos más tarde, es importante distinguir entre perros grandes y pequeños.

Si el hueso es más pequeño que su cabeza, hay que vigilarlo hasta que se lo acabe de comer.

¿Cómo enseñar a un perro a comer huesos?

Además de tener en cuenta estos tres puntos: que el hueso esté crudo, sea carnoso y cuente con el tamaño adecuado; hay que tener en cuenta que si nuestro perro no está acostumbrado a comerlos, tendremos que enseñarle.

Sigue estos pasos y enseguida estará comiendo huesos como si llevase toda la vida haciéndolo:

  1. Procuraremos no dárselo con el estómago vacío. El ansia le podría animar a tragárselo demasiado pronto. Al principio, un buen momento para dárselo es después de comer.
  2. Sujétalo por uno de los extremos mientras lo empieza a roer y a romperlo en trozos pequeños.
  3. Le felicitaremos cuando lo haga bien para que sepa que es la forma correcta de hacerlo
  4. Se lo retiraremos cuando quede el último trozo pequeño para que no pueda tragárselo de un bocado.

Snacks para Perro - Altudog

Tipos de Huesos comestibles

Los huesos comestibles, entre los que se encuentran los huesos carnosos, aportan un alto valor nutritivo. Se trata de aquellos que podemos incluir en la dieta diaria de nuestro peludo. No solo le encantarán sino que, además, le estarán aportando varios de los nutrientes que necesita en su día a día para ser un peludo sano y feliz.

Estas son las características de los huesos comestibles:

  • Blandos
  • Flexibles
  • No contienen médula
  • Se pueden triturar fácilmente.

Por lo general, las mejores opciones son las piezas que tengan bastante carne y un tamaño lo suficientemente grande para que no puedan tragárselo de un bocado. Tanto en perros grandes como pequeños, los cuellos y carcasas de aves son una gran opción. Para los más pequeños, por su tamaño, lo más recomendable es el pollo mientras que los más grandes encontrarán buenas opciones también dentro del pavo y el cordero.

Por ejemplo, si nuestro perro no es un experto y no está muy acostumbrado, evitaremos los muslos de pollo y pavo o las costillas de vacuno.

Son buenos huesos comestibles para perros grandes:

  1. Cuellos de Pavo
  2. Carcasas de Pollo o Pavo
  3. Cuellos enteros de Cordero
  4. Falda de Cordero

Son buenos huesos comestibles para perros pequeños:

  1. Cuellos de pollo
  2. Carcasas de Pollo
  3. Alitas de Pollo (Siempre y cuando ya sepa comer huesos y bajo nuestra supervisión)

Tipos de Huesos recreativos

Los huesos recreativos han sido pensado más para entretener que como un aporte extra de nutrientes. El objetivo es proporcionarles horas y horas de diversión masticando.

Además, son geniales para sus dientes. Los huesos recreativos son el aliado perfecto para masajear las encías y deshacer el sarro.

A la hora de escogerlos, es mejor es elegir huesos planos frente a los redondos y largos. De esta forma, reducimos el riesgo de que los ingieran de un bocado porque los extremos se pueden desprender con facilidad. También prevenimos el daño en la dentadura, ya que los largos, al ser estructurales, suelen ser mucho más duros.

Otra ventaja de los huesos planos es que entretienen más y durante mucho más tiempo porque tienen recovecos en los se queda la carne.

A continuación te proponemos unas buenas opciones de huesos recreativos para perros grandes:

  1. Huesos de rodilla de vacuno
  2. Fémur de vacuno
  3. Cadera de vacuno
  4. Nervio de Wagyu
  5. Astas de ciervo

Las mejores opciones de huesos recreativos para perros pequeños son:

  1. Escápula (siempre y cuando, por el tamaño del perro, no se los puedan tragar de un bocado)
  2. Pecho de ternera

Por otro lado, tendremos también otras opciones, aunque algunas no son huesos de por sí y no aportan tantos nutrientes como la traquea de Wagyu o sus ligamentos, por ejemplo.

 

3 Replies to “¿Cómo darle de comer huesos a mi perro?”

  1. mi perrito tuvo un atragantamiento y le operaron el estomago para sacarle lo trabado, ahora me da miedo darle huesos, pregunta: como triturarle los huesos de pollo u otra carne para prevenir un atoro?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.